Fundación Qevime

Pese a que a las enfermedades respiratorias como los resfriados y la molesta tós son padecimientos
muy frecuentes durante el otoño, es importante no bajar la guardia en materia de prevención.
Es importante reducir el número de veces en que nos exponemos a lugares climatizados.
Asi como hay lugares en donde la temperatura del sistema de no depende de nosotros,
existen otros sitios como nuestra casa en los que si podemos controlarlos,
por lo que recomendamos no utilizar una temperatura muy cálida para que de esta forma el impacto
al entrar y al salir de tu hogar no sea tan fuerte para tu organismo.
Si alguien de tu familia se encuentra enfermo, el procurar una ventilación adecuada te permitirá
tener un ambiente sano al evitar que virus y bacterias permanezcan en casa.
Otra de las medidas indispensables para evitar este y cualquier otro padecimiento es la higiene. Recomendamos poner especial atención en el correcto lavado de manos antes de tocarse los ojos,
nariz y boca, preparar alimentos y comer. Así como también después de toser, estornudar, limpiarse la nariz, viajar en transporte público, manipular basura y aparatos electrónicos, acariciar a tu mascota y de atender a una persona enferma. De esta manera evitaremos la propagación de la enfermedad.
Recomendamos ingerir frutas y verduras que contengan vitamina A y C como es el caso de la naranja,
la mandarina y el limón y con ello mantendrás protegido tu Sistema Inmunológico,
Además de que estas frutas son muy ricas, toma en cuenta que con ellas también podés preparar
ricos postres y aguas frutales que aparte de son buenas para tu organismo.


Fundación Qevime

Aún está presente en nuestra sociedad la diferencia de género, diferencias sociales y laborales de la mujer.

Entre ellos, esos arcaicos arquetipos que han y están condicionando la progresión de la mujer en la sociedad para que las diferencias sociales sólo se equiparen por condiciones físicas y no sociales.

La mujer sigue siendo identificada por su cuerpo, sus relaciones, su belleza y destacan aquellas que posean estas cualidades.

Por su parte, el hombre va adaptándose a los cambios sociales y siendo más consecuente y con el rol de la mujer trabajadora y las consecuencias que genera.

Pero para los medios de comunicación el género masculino no ha evolucionado y sigue comportándose de la misma manera que hace dos siglos, la literatura, el cine, la publicidad, y hasta los libros escolares legitiman la desigualdad. Mostrando a la mujer únicamente como objeto sexual, como madre, o como ama de casa.

 


En realidad, descongestionar y refrescar la piel, es un paso muy sencillo que puede realizarse en el hogar siempre y cuando no haya habido quemaduras importantes.
Generalmente cuando nos sorprende el sol en el rostro, en el escote, hombros y cuello es necesario recurrir de inmediato a cualquier método que nos aliviane la zona acalorada. Entre los métodos más efectivos, recomendamos aplicar varias compresas de gasa, impregnadas en infusión de manzanilla bien fría, lo que descongestiona en forma lenta, pero refresca de inmediato la zona afectada. También existen geles ricos en vegetales y hierbas, como malva, tilo, caléndula, hamamellis y pepinos, los que se deben aplicar seguido de las compresas, para evitar una inflamación mayor y aportar hidratación a la piel castigada.
Para una solución más profesional, desde el gabinete de dermocosmiatría, los pasos son similares, pero se los acompaña realizando el drenaje linfático manual, que ayuda a eliminar las toxinas acumuladas en la piel. Es muy frecuente que en la zona del escote se forme un prurito que, si no se mejora en muchas horas, se debe consultar al médico.
Posteriormente, ya mejorada la afección, se hará una recuperación facial a los fines de restablecer la capa cornea, en la que se aplicará Vitamina C, por la pérdida de la elasticidad,  en conjunto con antioxidantes como la Vitamina E, también hidratante de alta efectividad, silicio para restaurar y regenerar nuevos tejidos. Es importante que la persona afectada permanezca en ambientes frescos y que por varias horas no acceda a lugares de calor, como sauna, baños de vapor, etc. Y, por supuesto, suspender sus exposiciones al sol.
Posterior a estas quemaduras, se ve afectado el sistema inmunológico de la piel y se presentan distintas alteraciones que necesitan ser atendidas, como, por ejemplo, lentigos solares que son manchas pardo amarronadas que aparecen en hombros, cuello, dorso de manos, cara-escote, éstas deben ser controladas, en especial si se obscurecen o cambian de textura. Otras lesiones solares frecuentes son manchas de color blanco nacarado que se ubican en brazos, piernas, cuello y escote, todas adquiridas por las inadecuadas exposiciones solares.
Por último, debemos recordar que es preciso informarse acerca de la forma correcta de tomar sol, los excesos que se cometen en largas exposiciones, los horarios inadecuados, la ignorancia sobre el daño solar acumulativo y la necesidad de protección. De esa manera se puede disfrutar de los beneficios del sol sin que la piel corra peligro.

 


Tips 3-01

Cómo eliminar los efectos nocivos del estrés en la piel
Es sabido que el cansancio crónico se siente en el cuerpo, provocando que las células de la piel no puedan cumplir sus funciones esenciales de nutrición, oxigenación y eliminación de toxinas, quedando desprotegidas y manifestándose principalmente en la cara con síntomas tales como ojeras, ojos hinchados, párpados caídos y líneas de expresión acentuadas.
Para que la piel se mantenga tonificada, es necesario que las capas profundas estén hidratadas y oxigenadas. Y que el tono muscular mantenga moderados sus contornos.
Para ello existen numerosas opciones que ofrecen resultados óptimos ante el envejecimiento cutáneo y que también permitan alcanzar el relax:
Descanso intensivo. 8 horas diarias es la base esencial para el cuidado de la piel.
Baños de inmersión aromáticos. Elimina tensiones y logra un efecto relajante. Se utiliza principalmente lavanda, manzanilla, enebro y sándalo. El romero y la menta dan un efecto revitalizante.
Masajes manuales. Aparte de ser una actividad placentera intensifica el ritmo circulatorio, relaja músculos eliminando contracturas y distiende la piel.
Drenaje linfático manual. Disminuye tensiones y mejora la textura de la piel, actuando sobre las vías que llevan linfa (líquido que transporta y elimina las toxinas del organismo).
Estos cuidados ayudarán a sostener los niveles de colágeno y elastina, que funcionan como soportes imprescindibles para tener una piel fresca y saludable.


Fundación Qevime

Como disfrutar el sol sin padecerlo
Cuando pensamos en las vacaciones sea en el mar o la montaña, algunas personas según su “fototipo de piel” nos consultan en el departamento de dermatología de la fundación, sobre como pasar más tiempo al sol, sin padecerlo. Debemos conocer que tenemos 4 fototipos de piel que nos permiten mantenernos más tiempo expuestos al sol, al aire, al viento, al agua, etc.

Ellos son:
Tipo 1: piel blanca, rubios, ojos claros, que a los pocos minutos de exponerse al sol la piel se vuelve roja, dolorosa y a las 48 hs. se descaman. Ellos deben usar filtros o pantallas 40 -50 con protección para U.V.A y U.V.B.

Tipo 2: piel blanca, pelo negro, ojos oscuros, cuyo enrojecimiento comienza a las horas de exposición. Ellos debes usar filtro o pantalla 20 -30.

Tipo 3: piel morena (trigueña), pelo negro ojos oscuros, con sufrimiento menor, pero debe considerarse la geografía, nivel del mar, resolana,  etc. En el que se encuentre. Ellos deben usar filtro o pantalla 8-10-.

Tipo 4: colorido negro racial, pero que igual tienen sufrimiento solar, ellos solicitan a los dermatólogos protección para procesos inflamatorios post-solar.
Debe recordarse que después de las exposiciones hay que realizar examen de piel con el profesional dermatólogo, para prevención de fotoenvejecimiento prematuro, lunar o manchas blancas, amarronadas o negras, con el objetivo de prevenir principalmente el cáncer de piel.